Ebooks Gratis

En esta sección te mostramos un listado para descargar ebooks gratis en diferentes formatos de una forma cómoda y sencilla. Es importante destacar que nuestra página cumple la legalidad y por tanto no ofrecemos material protegido por derechos de autor ni enlazamos a otros que lo hagan. Encuentra tu ebook entre nuestra selección.

Seguramente te estés preguntando cómo puede ser que ofrezcamos un listado de ebooks de forma gratuita y qué sacamos nosotros con eso. Pues bien, en primer lugar hay que destacar que se trata de obras que ya llevan muchos años creadas o que su autor ha renunciado a sus derechos de copyright a pesar de seguir siendo el creador y propietario de la obra original.

Dependiendo del país, una obra pasa a ser de dominio público (y por tanto pierde sus derechos de autor) cuando la persona que lo haya escrito haya fallecido y desde entonces haya pasado una cantidad concreta de años. En general es a partir de 50 años, pero cada país tiene su propia legalidad y en el caso de la Unión Europea deben pasar al menos 70 años para que la obra pierda el enlace vinculante con su autor, aunque siempre se considerará que el creador nunca pueda cambiar, eso es algo que se mantiene pase lo que pase. Por otra parte es importante destacar que este tipo de obras, una vez que son de dominio público, deben utilizarse con responsabilidad y sin causar perjuicio. Ese es el motivo de que las ofrezcamos gratis, ya que no nos parece adecuado cobrar un precio por algo que nos pertenece a todo. Sin embargo en muchas tiendas puedes encontrarte con libros o ebooks de dominio público por los que debes pagar, algo que nos parece injusto y poco ético. Los dependientes de la librería en cuestión no tienen la culpa, sino las editoriales que se aprovechan de la inocencia de los lectores para sacarles el dinero sin ningún pudor.

Pues os voy a contar una historia la mar de interesante. Un día fui a un centro comercial y me encontré con un local de ocio en el que había un libro abandonado. Decidí cogerlo para echarle un vistazo y me pareció muy interesante, así que comencé a leerlo y durante unos minutos me olvidé de que estaba en un espacio público y rodeado de gente. Me dio pena tener que dejar el libro, pero tenía prisa y debía ir a la librería a por unos cuadernos. Lo bueno es que al colocar el libro donde estaba se cayó una etiqueta que tenía dentro y no había visto. Era amarilla y aparecía un dibujo de un libro corriendo. Entonces me di cuenta de que era uno de esos libros que los lectores dejan en espacios públicos para que otros los lean sin tener que gastarse ni un duro. Es claramente una iniciativa brillante, y explicaba por qué no había nadie reclamando el libro (en realidad era extraño que alguien se olvidase un libro tan gordo).

Cuando llegué a casa saqué el libro de mi mochila y seguí leyendo. Cada capítulo me parecía más emocionante que el anterior y no podía parar de leer. Lo curioso es que ahora no soy capaz de recordar el título ni el argumento, pero sé que era una obra maestra y nunca había visto nada igual.

Al terminarlo era mi deber volver a dejarlo en algún lugar para que otro pudiese disfrutarlo, pero había algo muy fuerte que me unía a esas páginas y no quería dejarlo en un parque para que le lloviese encima o alguien se lo llevase a su casa y nunca lo devolviese. Fue así como se me ocurrió la idea de digitalizar el libro y pasarlo a formato eBook, así podría tenerlo mucha más gente y seríamos más felices. Primero comencé a transcribir el texto palabra a palabra tecleando en el ordenador y de vez en cuando lo convertía a formato epub para introducirlo en mi Kindle y ver si se leía correctamente. Al principio tuve algunos fallos, pero investigando la tecnología de los eBooks (que en realidad lo correcto es llamarlos eReaders) vi que era más fácil de lo que pensaba y todo comenzó a ir sobre ruedas.

Llegó un momento en que me cansé de teclear y estuve a punto de abandonar, pero se me ocurrió escanear el libro y extraer el contenido con un programa que reconocía el texto a través de un sistema llamado OCR. Así es como completé la mayoría de capítulos, pero justo antes del último mi escaner se estropeó y no me quedó más remedio que volver a transcribirlo con el ordenador.

Pensé que el hecho de que se me hubiese estropeado el escaner justo al final era una señal. Por eso, tras meditarlo un par de días, opté por darle un final diferente al libro puesto que el original no me había convencido y dejaba cabos sueltos y algunos personajes no cerraban su historia. Hice un esquema mental con todo lo que había ocurrido en la novela (que además ya me lo sabía de memoria gracias a haberlo transcrito) para asegurarme de que la trama se cerraba correctamente y nada se dejaba al azar. Hecho esto procedí a cambiar el último capítulo y conseguí un final apoteósico digno de una obra maestra. Me sentí muy satisfecho con el resultado, así que decidí montar el ebook completo con el nuevo final y comenzar a distribuirlo por todo Internet de forma gratuita.

La nueva versión se convirtió en un éxito y ahora es uno de los libros más leídos del año. Aunque de momento el autor original no se ha pronunciado y no ha confirmado si hará una adaptación cinematográfica ni si ésta tendrá el final original o el corregido.

Muchos me dijeron que debería haber cobrado por el eBook que creé, pero la satisfacción de ofrecerlo gratis no tiene comparación con nada. Sé que el autor algún día me lo agradecerá, sobre todo ahora que la crítica lo alaba y todo el mundo pide una segunda parte o incluso que escriba una trilogía. Desconozco si lo hará, aunque sería un gran detalle que lo ofreciese gratis en formato eBook o incluso en PDF.

Ahora estoy convencido de que ya comprendes mejor por qué en esta web se ofrecen libros gratis y en ningún momento se pide dinero a cambio. Creemos que todo el mundo tiene derecho a acceder a la cultura y poder transformar la sociedad hacia algo mejor. Los libros nos unen y tienen mucho que contarnos, pero también nosotros tenemos que poner de nuestra parte, contando nuestras historias y publicando libros que puedan llegar al corazón de las personas. La ventaja es que hoy en día es fácil distribuir una obra de forma masiva gracias a las nuevas tecnologías, Internet y los formatos digitales. Ya no tenemos que talar ningún árbol para poder leer, ahora podemos llevar un montón de libros en nuestro bolsillo.