Cien Años de Soledad PDF

pdf 100Cien años de soledad es una obra clásica de Gabriel García Márquez que ahora puedes descargar el formato PDF sin ningún coste. Es uno de los libros más leídos en español y una de las novelas más importates del siglo XX, además de haber ganado varios premios internacionales.

La historia trata sobre un matrimonio de primos que se casaron llenos de augurios y miedos por su parentesco y el mito existente en la zona de que su descendencia podía tener cola de cerdo. En una riña de gallos en la que resultó fallecido el animal de P. Aguilar, éste, enfervorizado por la derrota, le chilló a J. Arcadio Buendía, dueño del vencedor: «A ver si ese gallo le hace el favor a tu mujer», en tanto que la gente del pueblo sospechaba que J. Arcadio y Ú. no habían tenido relaciones en un año de matrimonio (por el temor de Ú. de que la descendencia naciese con cola de cerdo). De esta forma fue como J. Arcadio Buendía desafía en duelo a P., en el que, J. Arcadio lo mata al atravesarle la garganta con una lanza. No obstante, su espectro lo tortura apareciéndose varias veces en su casa lavándose la herida mortal con un tapón de esparto. Es de esta forma como J. Arcadio Buendía y Ú. Iguarán deciden irse a la sierra. En la mitad del paseo J. Arcadio Buendía tiene un sueño en que se le aparecen construcciones con paredes de espéculo y, preguntando su nombre, le responden «Macondo». De esta manera, despierto del sueño, decide detener la caravana, hacer un claro en la selva y morar ahí.

El pueblo es fundado por distintas familias conducidas por J. Arcadio Buendía y Ú. Iguarán, quienes tuvieron 3 hijos: J. Arcadio, A. y Amaranta (nombres que se van a repetir en las próximas generaciones). J. Arcadio Buendía, el creador, es la persona que lidera y también estudia con las novedades que traen los gitanos al pueblo (teniendo una amigad singular con Melquíades, quien muere en variadas ocasiones y que sería esencial para el destino de la familia), y acaba su vida atado al castaño hasta donde llega el espectro de su viejo contrincante P. Aguilar, (al que le había dado muerte con una lanza en el cuello ya antes de fundar Macondo) con el que dialoga. Ú. es la matriarca de la familia, quien vive a lo largo de más de 100 años cuidando de la familia y del hogar.

El pueblo poquito a poco va incrementando y con este desarrollo llegan habitantes al otro lado de la ciénaga.15 Con ellos se acrecienta la actividad comercial y la construcción en Macondo. Incomprensiblemente llega R., a quienes los Buendía adoptan como hija. Desgraciadamente, llegan asimismo con ella la peste del insomnio y la peste del olvido ocasionada por el insomnio. La pérdida de la memoria fuerza a sus habitantes a crear un procedimiento para rememorar las cosas y J. Arcadio Buendia empieza a etiquetar todos y cada uno de los objetos para rememorar sus nombres; sin embargo, este procedimiento comienza a fallar cuando las personas asimismo olvidan leer. Un día, retorna Melquíades de la muerte con una bebida para restituir la memoria que surte efecto de forma inmediata, y como agradecimiento es convidado a quedarse a vivir en la casa. En esos instantes escribe unos pergaminos que solo podrían ser descifrados 100 años después.

Cuando revienta la guerra civil, la población toma parte activa en el enfrentamiento al mandar un ejército de resistencia dirigido por el coronel A. Buendía (segundo hijo de J. Arcadio Buendía), a batallar contra el régimen conservador. En el pueblo, mientras, Arcadio (nieto del creador y también hijo de Pilar Ternera y J. Arcadio, el primer hijo de J. Arcadio Buendía) es designado por su tío jefe civil y militar, y se transforma en un brutal dictador, quien es fusilado cuando el conservadurismo reanuda el poder.

La guerra prosigue y el coronel A. se salva de fallecer en múltiples ocasiones, hasta el momento en que, agotado de pelear sin sentido, arregla un tratado de paz que va a durar hasta el fin de la novela. Una vez que el tratado se firma, A. se dispara en el pecho, mas subsiste. Más tarde, el coronel retorna a la casa, se distancia de la política y se dedica a fabricar pescados de oro encerrado en su taller, al finalizar cierta cantidad, volvía a derretir los pescados en oro, volviendo a comenzar desde cero en ciclo inacabable.

A. Triste, entre los diecisiete hijos del coronel A. Buendía, instala una factoría de hielo en Macondo, deja a su hermano A. Centeno al frente del negocio y se va del pueblo con la idea de traer el tren. Retorna tras poco tiempo, cumpliendo con su misión, la que produce un enorme desarrollo, en tanto que con el tren, llegan asimismo el telégrafo, el gramófono y el cine. Entonces el pueblo se convierte en un centro de actividad en la zona, atrayendo a miles y miles de personas de diferentes lugares. Ciertos extranjeros recién llegados comienzan una plantación de banano cerca de Macondo. El pueblo prospera hasta el surgimiento de una huelga en la plantación bananera; para terminar con ella, se hace presente el ejército nacional y los trabajadores que protestan son asesinados y lanzados al mar.

Tras la Matanza de los Trabajadores del Banano, el pueblo es asediado por las lluvias que se alargan por 4 años, once meses y un par de días. Ú. afirma que espera el final de las lluvias para por último fallecer. Nace A. Babilonia, el último miembro de la línea Buendía (en un inicio referido como A. Buendía, hasta el momento en que más adelante descubre por los pergaminos de Melquíades que su apellido paterno es Babilonia). Cuando las lluvias acaban, Ú. muere y Macondo queda desolado.

La familia se ve reducida y en Macondo ya no se acuerdan de los Buendía; A. se dedica a descifrar los pergaminos de Melquíades en el laboratorio, hasta el momento en que retorna de Bruselas su tía Amaranta Ú., con quien tiene un romance. De este, Amaranta Ú. queda encinta y tiene un pequeño que al nacer se descubre con cola de cerdo; muere desangrada tras el parto. A. Babilonia, agobiado, sale al pueblo llamando puerta a puerta, mas Macondo ahora es un pueblo descuidado y solo halla a un cantinero que le ofrece aguardiente, quedándose dormido. Al despertar recuerda del pequeño recién nacido y corre a procurarlo, mas a su llegada halla que se lo comen las hormigas.