El Niño con el Pijama de Rayas PDF

niñoEl Niño con el Pijama de Rayas es la novela más conocida de John Boyne que aumentó su popularidad con la publicación de este libro y su posterior traslado a la gran pantalla. La película no tuvo el éxito esperado, aunque sí el libro, que además es de fácil lectura y tan corto que es perfecto para leer en PDF sin problemas.

B. es un pequeño de nueve años que vive en Berlín con sus progenitores, su hermana y con la criada, M.. Un día al llegar a casa tras el instituto vio a la criada recogiendo sus cosas, se mudaban. Absolutamente nadie le había dicho nada ya antes y B. se puso realmente triste puesto que eso acarrearía no ver a sus 3 mejores amigos para siempre jamás más, ni bajar por la barandilla, ni ver a los abuelos.

Cuando B. vio su nueva casa por vez primera se quedó sorprendido, era considerablemente más pequeña que su casa precedente, era realmente triste y friísima, estaba claro que no le agradaba mas debía hacerse a la idea. Pasaban los días y B. se aburría no sabía que hacer, un día se edificó un columpio. Solicitó al oficial Kotler que le lograra un neumático y lo edificó, mas cuando jugaba B. se cayó y la única persona que estaba cerca para asistirle era un criado que les hacía el alimento. Entabló una charla con el pequeño, había sido médico ya antes de llegar ahí. Después llego la madre del B. y ésta le dio las merced al criado, mas afirmarían al comandante que le había curado.

El pequeño no sabía que hacer para no aburrirse y una tarde anduvo y anduvo por aquella alambrada que veía desde la ventana de su cuarto, deseaba saber hasta donde llegaba lo lejos vio una sombra y conforme se aproximaba se hacía más grande, cuando llego al punto vio del otro lado de la alambrada a un pequeño.

B. y el pequeño comenzaron a charlar. Se llamaba Shmuel, un nombre extraño para B.. Los pequeños se hicieron amigos y B. cada tarde iba hasta allá, hasta ese punto de la alambrada donde se hallaba su nuevo amigo. Jamás afirmó nada en la casa de la existencia de Shmuel en tanto que pensaba que no se lo iban a tomar bien en casa y no deseaba perder a la única persona con la que podía entretenerse en ese sitio debido a que con su hermana Gretel no se lo pasaba bien.

A lo largo de todo el tiempo que B. pasó en “Auchviz “lo único que hacían los 2 pequeños era charlar en tanto que cada uno de ellos estaba incluso lado de la alambrada. Charlaban sobre las distintas vidas que llevaban; Shmuel tenía el pelo rasurado y vestía siempre y en todo momento con exactamente el mismo pijama, un pijama de listas, y no es que se lo pasase realmente bien allá dentro, B. no obstante no se daba cuenta de muchas cosas, como de que su amigo no lo `pasaba verdaderamente bien ahí dentro y solo se preocupaba por él mismo.

Tras un año, la madre de B. decidió que ya iba siendo hora de regresar a Berlín, a su nueva casa. Retornarían todos menos el comandante. Cuando le dieron la nueva a B. se puso un tanto triste. Ala tarde siguiente llovía mucho y el pequeño temía no poder despedirse de Shmuel mas al fin la lluvia paró y también hizo exactamente el mismo paseo que siempre y en todo momento hasta allá. El día precedente Shmuel no hallaba a su padre y solicitó ayuda a B.. A B. le encantaba jugar a los exploradores cuando estaba en Berlín y como jamás habían jugado juntos le prometió asistir a hallar a su padre conque Shmuel le cogió un pijama de listas como el que llevaba puesto y por el hueco que había bajo la alambrada B. se metió al planeta de Shmuel. Se adentraron cara el interior del campo y un conjunto de hombres con armas fueron donde , B. se amedrentó pensado que iban a cogerle allá dentro mas su amigo le afirmó que pronto pasaría.

B. jamás retornó a casa. Al día después todos procuraban sin parara al pequeño, la madre no retornó a Berlín aguardando noticias mas un día ilusionada lo hizo por si acaso B. hubiese regresado el solo. El comandante se ganaba día tras día la antipatía de los soldados, no dejaba de meditar en su hijo. Un día volvió al sitio donde hallaron la ropa de su hijo y observando el sitio se percató del hueco que había bajo la alambrada. Le fallaron las piernas y terminó sentado en el suelo.